domingo, 6 de enero de 2008

"La Frontera Ecuador-Colombia" : De Quito a Cali

Los opinólogos en chancletas nos lo habían recomendado: no pasen por la forntera de Ecuador y Colombia, "Colombia por tierra: están locos". Siempre existía el amigo de un primo que tenía un vecino que le contó que escuchó una vez que era una locura viajar por tierra a Colombia, que Irak era un poroto y que tenía semejanzas con Vietnam. Pues bien, nos levantamos en Quito a las 4,30 AM para iniciar el cruce de la frontera con Colombia. Debíamos tomar el colectivo a las 5,30, Heydi y Santiago (gracias totales) nos llevaron a la pequeña terminal de Panamericana internacional (sí, aquella que recomendamos no tomar porque no seguimos ni nuestros propios consejos). Partimos a la ciudad de Tulcan (frontera de Ecuador), 5 horas y media de camino (5 dóalres), llegamos pasadas las 11. Bajamos, tomamos un taxi y por 3,5 dólares no llevo a la frontera. Hicimos una larga cola mientras tomabamos mate, a eso de las 12 logramos sellar el pasaporte y pasar caminando el puente (ya pondremos fotos) y luego hicimos el ingreso a Colombia. Colombia estaba (está) de carnaval y casi todos con las caras pintadas, tirando lanzaespumas y riendo. Surrealismo, o mejor "realismo mágico". Nuevamente un taxi a Ipiales, la ciudad frotneriza de Colombia (2 dólares) y a la terminal para tomar un bus para Cali. Llegamos a las 2 de la tarde a la terminal y el dilema era si viajamos las 10 horas a Cali (lo que implicaba un tramo de noche contra los augurios de todos profetas del odio) o buscar algo para hacer noche. Por supuesto que estamos en Cali. Subimos a una combi, nos acomodamos en el fondo y no sin cierto nerviosismo, comenzó el viaje. Los paisajes -perdón por el filosofisimo- diría Kant "sublimes". Montañas verdes, quebradas, rios, cascadas, más montañas, una superposición de tonalidades. El chofer manejaba tipo rally por senderos de montaña (una ruta bastante cuidada) llenos de curvas y contracurvas. Fueron varias horas de movimientos, de paisajes y de felicidad.

Por fin lo anunciado: retén militar. Se detiene la combi, el chofer (que estaba con la cara pintada de carnaval -no es broma-) bajó la ventanilla y habló con un militar de fusil al hombro. Nerviosismo. El militar tomo distancia extrajo algo de entre sus alforjas y disparó...lanzaespuma. Lo juro, no exagero, es el realismo mágico, no lo podíamos creer. El militar salio corriendo a las risas mientras el chofer se secaba la cara y riéndose arrancaba para seguir viaje. Nosotros anonadados, entre carcajadas y sabiéndonos en una experiencia intransmitible.
Seguimos viaje, paisajes increíbles y cada pueblo un carnaval, nos tiraban lanzaespuma, la música por todos lados. Llegando a Cali otro retén, esta vez con requisa. Nos hicieron bajar y nos revisaron (dejamos nuestras mochilas arriba lo que causó sospechas), subieron, revisaron las mochilas, nos revisaron a nosotros, nos pidieron pasaportes. Todo en regla, seguimos para Cali.

Llegamos a las 12 de la noche, buscamos un hotel y salimos a comer -todo es uan cuestión de actitud-. Gran pizza a la 1 de la mañana (el Ro por fin volvió a comer) y cuando estabamos por comenzar una vuelta por los innumerables bares donde sonaba la salsa a placer, justo ahí vimos que todo cerraba al unísino: el horario máximo era las 2 y el reloj marcaba 1,59. Y bueno, luego de 19 hs de viaje, la cama era un buen destino, tal vez el mejor...amanecimos a las 13hs, Aqui estamos por visitar Cali y -creo- mañana nos vamos a las fiestas de Manizales, corridas de toros, el reinado del Café, y muchas cosas por conocer.

PD: Gracias a los que hacen comentarios, desgracias a los que no.

6 comentarios:

Mario dijo...

Hola: el blog de uds. se está convirtiendo en una de las páginas más leídas en chajarí, y comentarios en las reuniones.
Lo del lanzaespumas tenían que hacerlo repetir y filmar si querían que sea creíble, ja ja.
Entra en la categoría de las anecdotas de Juan domingo Laborde, no importa si son ciertas, porque están buenos.
Besos y abrazos y seguimos viajando.

Anónimo dijo...

Bienvenidos a mi amada "Locombia"!!!
Deseo de todo corazón disfruten de la alegría de mi pueblo, estoy feliz que estén en mi tierra.
Ya estoy por viajar a Bogotá, ustedes tranquilos tómense su tiempo en Manizales gozando de la feria, yo los estaré esperando en Bogotá para brindarles la humilde morada de mi hermano.
Respecto a lo del lanzaespuma del militar y del chofer con la cara pintada...puedo dar fe que de que puede ser cierto...aquí cualquier cosa puede suceder...el sur de Colonbia está de fiesta.
B I E N V E N I D O S!
Lucía

Anónimo dijo...

perdón se me fue una n en lugar de una m.....Colombia.

ro z. dijo...

queidos amigos, me alegro que esten sanos y salvos en colombia, abrazo Rodrigo Z.

la niña de los alpes dijo...

sin duda es divertido leerles, me alegra que a pesar de las locuras latinoamericanas y la salud de Ro la hayan pasado bien por Ecuador... por favor eso de "la señora de santiago" se oye como de viejos jajajaj. Ahora como buena colomboecuatoriana les deseo buen viaje por mi amada Locombia como dice una gran amiga mía - ojalá la conozcan- BUEN VIAJE Y BIENVENIDOS SIEMPRE!!!
HEIDY

david dijo...

hola hola... soy david de ecuador... es necesario tener el pasaporte para ir al cali colombia por tierra??